top of page

RECURSOS EN ESPAÑOL

Cuando el sol se ponía los viernes, las compras estaban hechas, la casa brillaba y sonaba música de sábado. Los cultos al atardecer eran especialmente especiales cuando papá sacaba su trompeta y tocaba junto con nosotros, los niños, mientras nosotros tocábamos nuestros instrumentos. Sí, los sábados me conectaron con Dios, la familia y los amigos durante toda mi vida. ¡Cada sábado es un regalo!

Sin embargo, el sábado es más que un día de cálidos recuerdos. Es un recordatorio semanal de la grandeza de Dios, Su deseo de estar con nosotros y que Él, quien nos creó, sabe lo que es mejor para nosotros. Así como los sábados destacan su cuidado por nosotros y muchas bendiciones, también nos recuerdan que fuimos diseñados para honrar a nuestro Creador siendo buenos administradores de todos sus dones (Génesis 1:26-28).

De sábado a sábado, oro para que sintamos su amor renovado y nos redediquemos a vivir fielmente para Jesús. Oro para que los sábados anulen nuestras tendencias a distraernos de los planes de Dios para nuestra felicidad. Por lo tanto, abracemos el sábado y todo lo que representa y nos comprometamos a exaltar a Dios con todo lo que tenemos: habilidades, tiempo, dinero, relaciones, etc., dados a nosotros. Vivamos para honrar a nuestro Creador y, con sus dones, hacer crecer su reino.

Audrey Folkenberg, Directora Conferencia del Sur de Nueva Inglaterra de los Adventistas del Séptimo Día Mayordomía | Planificación de Donaciones y Servicios de Fideicomiso

Correo electrónico: audreyf@sneconline.org

Oficina: 978-365-4551 extensión 615

bottom of page